El arte como sanación. Cecília Bofarull

Entrevistas

07/07/2021 - Lluc Massaguer

Cecília Bofarull cofundó DOMO-A, junto a Xavier Argente, y actualmente es el alma gráfica de la compañía AlmaHotels (Barcelona y Pamplona). Es autora del libro “Me quiero vivir”, sobre su convivencia con el cáncer, que ha ilustrado con unas manchas de acuarela cargadas de simbolismo.

1
¿En los últimos años ha cambiado tu mirada hacia el arte y el diseño? ¿O es la misma que cuando entraste a la profesión? ¿Cómo percibes el ámbito?

Sí, para mí ha cambiado. Antes estaba muy inmersa en el mundo del diseño y el mundo del arte lo veía de lejos, visitando muchas exposiciones, pero no estaba implicada emocionalmente con él.

Ahora, tal vez por la situación personal en la que estoy, el mundo del arte lo vivo muy diferente: el arte me salva. Cuando pinto no tengo tanto dolor y es mi manera de no pensar en la enfermedad. 

Aquarel·la de Cecília Bofarull
© Cecília Bofarull
Cecília Bofarull - Aquarel·la

El ordenador cada vez está más lejos y emocionalmente estoy más vinculada con el arte, que es lo que me hace sentir más libre. Lo utilizo como sanación, para encontrarme bien, egoístamente. Es la manera de evadirme, de meditar, de no pensar.

Empecé pintando una mancha simple y de ahí fue creciendo. Ahora son personas, paisajes o cosas que me pasan.

Aquarel·la de Cecília Bofarull
© Cecília Bofarull

2
¿Qué supuso, para ti, la publicación del libro “Me quiero vivir”? No es «solamente» un libro.

Yo iba publicando manchas y textos. La gente me animaba a hacer un libro. Gracias a Sandra Ollo, surgió la oportunidad de publicarlo con Acantilado e hicimos el libro.

"Me quiero vivir" - Cecília Bofarull
«Me quiero vivir» – Cecília Bofarull

A la gente le gusta el libro porque expreso lo que me pasa de una manera muy transparente, tanto los días buenos como los malos. Que la gente compre y valore el libro siempre satisface.

El arte me salva

Para mí, sin embargo, lo más importante de todo es que los 10 € que vale cada libro van para la investigación oncológica. Ahora ya hemos llegado a 20.200 €, que se han donado a la Fundació Fero. Aún se va editando y vendiendo, así que todo esto es más dinero que será para investigar, que es lo que más me satisface y me importa. Si, además, puedo ayudar a gente que está pasando lo mismo, o familiares … Y a estas personas les va bien y aporta algo, ¡pues aún mejor!

Las manchas eran una manera de transmitir ese dolor, o aquella felicidad

Lo que me pasa ahora no es el mismo que lo que me pasaba en 2015, cuando publicaba. Son sentimientos que en ese momento estaba viviendo y las manchas eran una manera de transmitir ese dolor, o aquella felicidad… Del libro ya han pasado seis años. Ahora quizás explico menos cosas, publico mucho menos… Va a épocas de cómo me encuentro y cómo me siento.

3
Háblanos de tu proyecto «Bosque de Abedules», una gran instalación en el Hotel Alma de Barcelona.

La entrada del hotel es un espacio muy alto, de más de 20 metros, donde siempre se ha colgado un móvil, de distintos artistas. Han expuesto la Editorial Acantilado y Quaderns Crema, Joma, Hermès, Ivorypress, la Fundación Mies Van Der Rohe, entre otros.

Bosque de Abedules - Cecília Bofarull
© Cecília Bofarull

Cuando me encargaron hacer el móvil justo era cuando nos habían desconfinado y para mí fue como una reflexión sobre el confinamiento. Los que teníamos suerte, que estábamos cerca de la naturaleza, pudimos vivirlo mejor que la gente que vivía en un piso pequeño. La necesidad de naturaleza, de ir a ver el mar, el bosque, es una necesidad que hemos tenido todos.

Cecília Bofarull. Foto: Sandra Gross
Foto: © Sandra Gross

Escogí un bosque de abedules, que son unos árboles que tenemos en el jardín tanto en el Alma de Barcelona como en el de Pamplona. Son unos árboles muy altos, que simbolizan la sabiduría, que conectan la tierra con el cielo, con unos troncos medio plateados, con puntos negros. Me daba la sensación de que era muy elegante. Como este espacio es muy estrecho y alto, pensé que era perfecto.

A partir de acuarelas de un metro de largo y entre quince y treinta centímetros de anchura, fui pintando, abajo más blanco con manchas negras y, arriba, todo el follaje, con verdes, ocres y azulados.

Si subes al tercer o cuarto piso, te sientas, respiras, y miras cómo se mueve (cuando alguien abre la puerta de la entrada es cuando las piezas se mueven), te transmite paz, libertad y tranquilidad. Para mí era el simbolismo de regalar un bosque.

4
¿En qué estás trabajando ahora mismo?

Estoy trabajando en un proyecto, que se presentará pronto, y algún otro que está por confirmar.

Aquarel·la de Cecília Bofarull
© Cecília Bofarull

Actualmente la enfermedad me está pesando mucho y el tiempo que tengo no puedo dedicarlo a pintar porque estoy muy cansada. Ahora me toca estar tranquila para coger fuerzas y poder estar en forma para, más adelante, volver a pintar. Ahora todo es lento.

Aquarel·la de Cecília Bofarull
© Cecília Bofarull

5
¿Qué planes de futuro tienes?

Estoy aprendiendo a vivir el ahora y el aquí. La enfermedad te hace aprender esto.

No pienso muy lejos. Ahora mismo mi prioridad es tratar de ser positiva, encontrarme bien e intentar luchar contra la enfermedad, que avanza.

Tanto psicológicamente, como emocional y físicamente es bastante duro, pero tengo que pensar que es ahora, una época, y que vendrán mejores momentos. 

Aquarel·la de Cecília Bofarull
© Cecília Bofarull

Ahora quizás pienso hasta septiembre, que no es muy lejos. Es día a día. Qué haré esta semana, la próxima semana veré a la oncóloga a ver qué me dice … Estoy más pendiente de la medicación y la quimio que me pondrán o qué pasará … Mi cabeza está en eso. No puedo mirar muy lejos. 

¡Muchísimas gracias, Cecília!