Ser Bakero

No quiero que nadie más sienta aquello que sentí yo, que no cumple expectativas, que no está “en lo alto” del mundo del diseño.

Diseño

21/08/2020 - Lluc Massaguer

En abril de 2003 salía el número 43 de la revista Experimenta, con el título “La generación del relevo”. Publicaron mi Proyecto Final de Carrera.

Proyecto Final de Carrera "gir", by Lluc Massaguer
Proyecto Final de Carrera «gir», by Lluc Massaguer

La introducción al artículo decía “…nombres que no tardarán en sonar en el sector… los diseñadores que vienen quieren sorprender sin apartarse del compromiso con el entorno que les ha tocado vivir”. 

Mi nombre no ha sonado en el sector tal como aquí se planteaba, entiendo, como diseñadora que trabaja en estudios de renombre o tiene estudio propio y que cada año gana premios del sector. Tampoco era mi intención ni he ido a buscarlo. Tampoco me han venido a buscar desde este ámbito “molón” (perdonad, tengo ya mis 40 años) del diseño en Barcelona.

Creo que no encajo en él. Ni por carácter ni por tipo de capacidades (tengo otras, que, creo, también aportan). Soy más de aportar en otros ámbitos como el del diseño “de batalla”, la impresión o la docencia.

Aún así, cuando salí de la carrera y entré a trabajar en la imprenta familiar de mis tíos (de hecho estudiaba los últimos cursos y lo combinaba con el trabajo) estuve unos años “avergonzándome” de mi trayectora profesional. No había llegado a aquello que yo pensaba que se esperaba de mí, no estaba en los grandes estudios de diseño, no había montado mi propio estudio. 

Cada vez que alguien del sector me preguntaba yo decía “estoy trabajando en una imprenta” y ponía cara de “bueno, no he llegado a más”. 

Fue un poco más tarde cuando me empoderé y me di cuenta de que estaba aprendiendo muchísimo en la imprenta, que aportaba y que se me valoraba. De hecho, fue aquella experiencia la que me abrió paso a la docencia universitaria (donde sigo desde 2006) en producción gráfica. Aporto en aquello que me apasiona y espero transmitir esta pasión a las personas que se quieren dedicar al diseño.

No quiero que nadie más sienta aquello que sentí yo, que no cumple expectativas, que no está “en lo alto” del mundo del diseño (entendiendo lo alto como los premios y los estudios molones). 

Mi empoderamiento tardó unos años en llegar, pero que ahí está. Me siento orgullosa de mi trayectoria, de poder aportar, aunque no sea de manera tan visible como se preveía, de ser diseñadora gráfica (aunque aun hay quien no me considera así… dicho “tal cual») o de no tener «un nombre” (también los hay quienes siguen repitiendo que es vital tenerlo para poder trabajar en este mundo). 

Siempre me gusta decir que me identifico con Bakero (el ex jugador del Barça). No marco goles (bueno, de vez en cuando alguno sí), no regateo tal que Messi, no doy pases espectaculares. Eso sí, estoy allí, soy infatigable, fuerte, cuido de mis compañeros/as y mis gemelos son de ensueño.